www.parlabonsai.com
Menu
Te encuentras en:  Inicio » Noticias » "Migración nocturna" del Bonsai

"Migración nocturna" del Bonsai

 Publicado hace 2 meses  |   79 lecturas

Queridos amigos y compañeros de afición,

Siempre había pensado que las plantas, a diferencia de los animales, no se mueven por si mismas, por lo que nuestros bonsai sólo se mueven cuando los llevamos a un taller o evento. En mi caso, así ha sido durante 30 años. Algunas personas que venían a mi caso veían una abigarrada colección de árboles, imperfectos, en evolución, pero que,
al menos para mí, generaban una sugerencia a veces de un bosque, a veces de una selva, a veces de un minúsculo jardín botánico. Especialmente en otoño, mi espíritu se inundaba de una serena melancolía y de una ánimo de irreflexiva meditación.
En la madrugada del viernes al sábado pasados, he descubierto que estaba equivocado y que más de 16 de mis árboles han decidido, aparentemente, \"emigrar\". Había mantenido con ellos una relación tranquila y de mutuo conocimiento durante 10, 15, 20 años, les había tratado con cariño, procurando no estresarlos y que estuviesen sanos y cómodos. Les consideraba mis amigos, pero, a lo que parece, no ha sido suficiente. En este momento, lamento no haberles sacado fotos que permitiesen apreciar cómo se habían ido haciendo mayores, aunque conservo su recuerdo en mi cabeza, los momentos felices y de preocupación que he pasado con ellos, como parecían absorber mis momentos de tristeza y desasosiego. Me he hecho a la idea de que ya no nos volveremos a ver.
Todos ellos eran buenos mozos, de más de 50 centímetros de altura, ramificados, con una forma adecuada a su naturaleza y con un algo de originalidad en su diseño, los de origen nacional, yamadori:

-1 Acer palmatum
-2 Acer buergeranum
-1 Pinus thunbergi
-1 Juniperus sinensis \"itogawa\"
-1 Ulmus parvifovlia
-1 Punica granatum
-4 Pinus sylvestris
-3 Juniperus sabina rastrera
-1 Olea europea (ullastre)
-1 Quercus faginea

Como os imaginaréis, todos, menos uno, estaban entre los mejores de mi colección y no estaban todos juntos: parece como si alguien con un buen ojo para apreciar los ejemplares más atractivos los hubiese ido eligiendo. Si hubiese sido así, no se me ocurre pensar en un verdadero aficionado, sino más bien en un traficante. Y, si ha sido así, supongo
que no tardará mucho en ofrecerlos por ahí, a un precio que no reflejará ni con mucho el coste, esfuerzo y cuidados invertidos (como dicen en ingles \"too good to be true\").
No quiere molestaros más. Sólo deseo que no tengáis que pasar por la misma experiencia.

Feliz verano,

Jesús Quintas

juan-escohotado
comercial-pazos
laos-garden